El poder de robert

EL PODER DE ROBERT

“Fifty es un experto en juegos de poder, una especie de Napoleón Bonaparte del hip-hop”, asegura el escritor Robert Greene (Los Ángeles, 1959), cuyo último libro, La Ley 50, está inspirado en el imbatible rapero 50 Cent.

Robert Greene, autor también de Las 48 leyes del poder (Atlántida, 2010) y El arte de la seducción (Océano, 2009), parece estar muy interesado en descubrir la fórmula secreta del éxito. En Las 48 leyes del poder  asegura que: “El poder requiere la habilidad de jugar con las apariencias. […] El engaño y la simulación no deben considerarse algo sucio o inmoral. Toda interacción humana exige cierta cuota de engaño en distintos niveles, y en cierta medida lo que diferencia al ser humano del animal es su capacidad de mentir y embaucar”.

Robert Greene, autor también de Las 48 leyes del poder (Atlántida, 2010) y El arte de la seducción (Océano, 2009), parece estar muy interesado en descubrir la fórmula secreta del éxito. En Las 48 leyes del poder  asegura que: “El poder requiere la habilidad de jugar con las apariencias. […] El engaño y la simulación no deben considerarse algo sucio o inmoral. Toda interacción humana exige cierta cuota de engaño en distintos niveles, y en cierta medida lo que diferencia al ser humano del animal es su capacidad de mentir y embaucar”.

Y en La Ley 50 (Oceáno, 2010), retrata a la prueba viviente de que su teoría es cierta, y ya ha sido aplicada, sin saberlo, por Curtis Jackson, un ex conecte de cocaína huérfano que creció con sus abuelos maternos en Southside Queens, Nueva York, donde aprendió a vivir bajo las duras reglas de los barrios más peligrosos de la isla. Un hombre que nunca quiso ser del montón y tuvo que abrirse camino solo en una industria musical que no lo quería por su pasado delictivo, y aún así en 2008 superó en ingresos a P. Diddy y Jay Z en el llamado Rap Business, en donde se le conocoe como 50 Cent.
 
Tan pronto como Robert Greene conoció a Fifty, le impresionó la fuerte seguridad que el rapero tenía en sí mismo, pero sobre todo su valentía: “Esta cualidad no se manifiesta en gritos o tácticas de intimidación obvias. Cuando Fifty actúa así en público, es puro teatro. Tras bambalinas es frío y calculador. Su audacia se muestra en sus hechos y actitud. Ha visto y vivido demasiados encuentros peligrosos en las calles para que le perturbe el mundo corporativo. Si un acuerdo no es de su gusto, lo incumplirá sin importarle”. Greene pasó gran parte del 2007 acompañando al rapero en su vida diaria, estuvo presente cuando Fifty inventó una crisis para la prensa con fines publicitarios, o en juntas corporativas en las que el que se imponía siempre era él.

En 2010, Fifty ocupó el lugar 14 de la lista ‘Hip-hop Cash Kings’ (Reyes del dinero en el Hip Hop), que elabora anualmente la revista ‘Forbes’, ingresando a su cuenta bancaria 8 millones de dólares más. Y eso, para un tipo que durante sus primeros veinte años de vida vivió en la carencia, más que una suma millonaria representa la conquista de sus sueños. Y prueba una vez más que Estados Unidos tendra muchas fallas, pero te da el chance de dejar de ser traficante al menudeo para convertirte en un empresario, pero no sin haber trabajado lo suficiente para lograrlo.

Robert Greene afirma: “Todos los que ponen en práctica la Ley 50 comparten ciertas cualidades –osadía suprema, originalidad, soltura y sensación de apremio-, origen de esa aptitud excepcional para determinar sus circunstancias.”

Greene se olvida de juicios moralistas y no teme decir abiertamente que para triunfar, en el camino hay que pasar sobre otros, librarnos de los más débiles eslabones y mentir de vez en cuando si es que de ello depende conseguir lo que queremos. Si sientes miedo, oblígate a actuar con más audacia: “Lo único a lo que debes temer, es a ser una reliquia social y cultural”. Es una invitación a ser más osados y pasar a la ofensiva agresivamente.

Aconseja no ser demasiado cordial ni condescendiente, y no temer disgustar a los demás cuando lo que está en juego es tu proyecto: “Cuando eres sumiso, cosechas los frutos de la sumisión. Desarrolla lo opuesto: una postura combativa salida de lo más hondo de ti e imposible de perturbar.”

Es un libro, pues, en el que sí encontrarán los pasos a seguir para alcanzar la cima del poder, pero sólo si tienen las agallas para atreverse a hacerlo. Es sobre todo un libro que enseña que lo importante es imponer respeto.

Por Brenda Barrón

Imagen: Robert Greene

Comparte en tus redes