Artículos Destacados

UNA NUEVA ESPECIE DE CRUSTÁCEO

POR BERNARDO FERNÁNDEZ, BEF

Cuando Simón despertó ya la luz del mediodía se derramaba sobre la ciudad. Podía verlo desde la cama de la suite. Se levantó torpemente, aún borracho. Descubrió a alguien durmiendo a su lado. No lograba recordar el nombre de la chica. El teléfono sonó.

“¿Qué?”, contestó de pésimo modo.
“Tienes prensa a la una”, anunció la voz de la chica de PR de la editorial.
“Cancela”.
“Comes con Judy a las tres, antes de grabar la entrevista”, el tono de la mujer dejó claro que no aceptaría un no por respuesta.
“¿Qué hora es?”, preguntó Simón.
“Once treinta”.
“¿A qué hora acabamos anoche?”.
“No lo quieres saber. Ahora despacha a Sheila y baja a comer algo”, y colgó. Así que se llamaba Sheila.

ver nota completa

ENTRE EL DINERO Y LA FAMA

POR ERICK ESTRADA

El jet set, ese grupo de personas cada vez más fantasmagóricamente influyentes, es un concepto que se desvanece y se deforma conforme la globalización destruye la exclusividad y nos incluye en todos lados. Se destruye porque de eso vive (cada vez menos) el jet set: de parecer lejano, de no aceptar a quienes no quieren, de expulsar del grupo a quien les incomoda. Abusadores en escala social, despilfarradores en eterna bancarrota.

El cine no se escapa. Está el aparentemente exclusivo grupo de creadores de películas taquilleras al que cada vez se incluyen más (debido al elevado costo de las entradas al cine), desde Steven Spielberg (inventor del concepto de película de verano con Tiburón) hasta James Cameron (director de las dos películas que más han recaudado en la historia, Avatar y Titanic), y los chicos Pixar cuyas películas Toy Story 3 y Buscando a Nemo se encuentran entre las primeras 30 más taquilleras. 

ver nota completa

¿DÓNDE PUSIMOS EL MELOX?

POR ANTONIO MALPICA

Tortuga: ¿Por qué esto parece peluquería un sábado por la tarde?
Aquiles: Llega usted en el momento preciso.
Tortuga: ¿De dónde salió todo este cabello? ¡¿Qué?! ¿Se lo arrancó a sí mismo?
Aquiles: Ya crecerá. Oiga. Atienda a esto. He encontrado una fórmula que nos librará de penurias económicas para siempre.
Tortuga: ¿Ya se miró al espejo? Parece Jack Torrance al final de sus vacaciones.
Aquiles: Siéntese. Le voy a explicar.
Tortuga: Eh… ¿Podría ser mañana? Cuando se concentra usted en exceso, le juro que mete miedo.
Aquiles: No exagere. Pero antes, una pregunta. ¿Le parece bien que bautice a nuestro primer yate “Lupita”? Así se llamaba la nana que me cuidó hasta los dieciséis.
Tortuga: ¿Nuestro primer qué? ¿Puedo ir por un vaso de leche? Presiento que esta noche tendré agruras. Y de las buenas.
Aquiles: ¿Leche? ¿Quién quiere leche si podemos bañarnos en Dom Perignon? Permítame y hago un pedido al Superama.
Tortuga: A ver, a ver, serénese. Mejor tome asiento usted y explíquese, que ya me empezó la taquicardia.

ver nota completa

LOS MÁS “BONITOS” DEL JET SET

POR KAREN CHACEK

Según la multi-consultada fuente Wikipedia, fue un tal Igor Cassini, reportero del extinto New York Journal-American, quien se inventó el término periodístico Jet Set, para referirse a ese codiciado grupo de personas ricas, famosas, excéntricas y uno que otro colado en disfraz, aficionadas a viajar en aviones privados y participar en eventos sociales exclusivos, situados años luz lejos de las aspiraciones del mortal común. Más adelante, en 1962, la revista Vogue les llamó a estos mismos personajes “Gente Bonita” (Beautiful people). Claro que, en un mundo en el que todo es relativo, un calificativo como este tiene posibilidades incalculables. Para muestra basta con pararse unos minutos frente a un estante de Literatura Infantil. 

Tal vez sea que los niños nacen con mal gusto y lo van mejorando con los años. (O ¿será al revés?) Lo cierto es que me doy unas divertidas de antología cada vez que visito la sección infantil de alguna librería y me toca ver ese momento preciado cuando el niño elige su libro y el familiar adulto que lo acompaña hace caras como si le acabaran de dar a oler una col hervida envuelta en un calcetín usado. En tono casi de súplica le preguntan al niño: “¿En serio quieres este libro? ¿No preferirías llevar otro?”.

ver nota completa

TERCERA LLAMADA

POR DIEGO RABASA

“El espectáculo es el mal sueño de la sociedad encadenada, que no expresa en última instancia más que su deseo de dormir”, dice Guy Debord en el prólogo que realizó para la tercera edición en francés de su gran clásico La sociedad del espectáculo. En un texto escrito a propósito de dicho libro, el filósofo español José Luis Pardo utiliza una expresión que resume de manera sucinta y genial la atmósfera en la que viven sumergidos los tiempos que corren: la “colonización del ocio”. Ahora no sólo tenemos que transitar por nuestras extenuantes, monótonas y, en la gran mayoría de las ocasiones, esclavizantes jornadas laborales, sino que en nuestro “tiempo libre” también nos vemos reducidos a pequeños blancos bombardeados sin misericordia por una maquinaria corporativa que busca exprimir dinero de nuestras vidas en todo momento en el que nuestra conciencia está activa. La imposición de un modelo de vida, de lo que debemos ver, escuchar, tener, para poder participar del debate público, implica que seamos agentes consumidores de tiempo completo y que en esta terrible enajenación seamos a la vez actores y público de un inmenso espectáculo del que difícilmente podemos escapar.

ver nota completa