Artículos Destacados

MALO PARA LOS NÚMEROS, BUENO PARA LOS MONITOS

POR BERNARDO FERNÁNDEZ, BEF

No tengo mente numérica. Ello ha provocado que mi relación con las matemáticas haya sido siempre tensa y frustrante. Para mí son como una mujer guapísima que nunca me ha volteado a ver. Resumiré mis frustraciones matemáticas en dos anécdotas de mis años formativos. La primera es producto de mi tragedia personal de haber estudiado en escuelas de los hermanos maristas. 

A diferencia del resto del mundo que llevaba el Álgebra, de Aurelio Baldor, los que estudiábamos con los frailes usábamos el Anfossi-Flores Meyer, escrito por dos de los hermanos y publicado por Progreso, la editorial de los propios maristas. Marco Flores Meyer, uno de los autores, fue mi director durante la prepa pero resistiré la tentación de hablar de tan peculiar personaje en este espacio. El asunto es que donde el Baldor es medianamente legible para los legos, el Anfossi-Flores Meyer es críptico y hermético. El resultado es que veinticinco años después no sé nada de álgebra.

ver nota completa

EL NÚCLEO DEL UNIVERSO

POR ERICK ESTRADA

Darren Aronofsky se presentó al mundo con un cálculo frío, oliendo a thriller y desconcierto, bañado en contrastes de luces y sombras, inundado de surrealismo y desgranando a las matemáticas y su lógica irrefutable para darle oraciones y palabras a un viaje que siempre quiso hacer y al que nos estaba invitando. Pi (con el triste subtítulo de “El orden del caos” en México), camina así, sumando intensidades, restando lógica sentimental, enfriando su desenlace desde el comienzo.

A pesar de otros intentos por hacer de las matemáticas el elemento fundamental de un relato (Número 23, por ejemplo), es probable que ninguna película lo haya conseguido en realidad a excepción de Pi, que se deshace de los números sin dejar de entrar al razonamiento matemático.

“Las matemáticas son el lenguaje de la naturaleza”. “Todo lo que nos rodea puede ser representado y entendido por o a través números”. “Si se grafican los números de cada sistema emergen los patrones”. “Por lo tanto, hay patrones en todos lados de la naturaleza”. “La evidencia: lo cíclico de las epidemias. Las poblaciones crecen y menguan, los ciclos de manchas solares, la subida y la baja en el Nilo”. “Dentro del mercado accionario también debe haber un patrón, frente a mí, escondido detrás de los números.”

ver nota completa

LA CATAFIXIA

POR ANTONIO MALPICA

Aquiles: Ni se imagina lo que me encontré.
Tortuga: ¿El Necronomicón en alguna librería de Donceles?
Aquiles: Algo mejor. Mucho mejor. 
Tortuga: ¿Mejor? ¿Ese papelucho amarillento? 
Aquiles: Pues este papelucho amarillento, como usted lo llama, contiene un mecenazgo de varias décadas. Así como lo ve de inofensivo, es como tener en la mano una beca para escribir sin preocupaciones por años y años.
Tortuga: ¿Tanto así? Pues déjeme verlo.
Aquiles: ...
Tortuga: ¡Déjeme verlo! ¿Cómo quiere que...?
Aquiles: Mejor así de lejos. Temo un arrebato de su parte.
Tortuga: ¿Un pagaré?
Aquiles: Con su firma. 9 de enero del 2010.
Tortuga: Tanto escándalo por una insignificante deuda que contraje con usted hace algunos años. Lo invito a comer y quedamos a mano.
Aquiles: Ja. Sólo que sea en el Alain Ducasse de París. Y por un año entero.
Tortuga: No sea ridículo. Fueron cincuenta pesos para pagar un taxi. Lo recuerdo bien.
Aquiles: Entonces también debe recordar que venía hasta las manitas. Y que se dirigió a mí con varios epítetos. “Avaro miserable” fue el más suave de la lista. 
Tortuga: Bueno... es que usted puso algunos reparos para abrir la cartera y...

ver nota completa

LAS MATEMÁTICAS DE LAS HISTORIAS

POR KAREN CHACEK

¿Y si el mundo fuera una gran hoja en blanco y cada uno de nosotros un número y cada evento sucediendo una ecuación? Las matemáticas son mucho más que una asignatura de escuela. Si consigues olvidar por un momento que existen los cuadernos de trabajo y los exámenes sorpresa a primera hora de la mañana, notarás con gusto que las matemáticas están presentes en todas las operaciones simples y complicadas de la vida; que son lo que hace tan divertido esto que llamamos vivir. 

ver nota completa

LA SOLEDAD DE LOS ÁTOMOS

POR DIEGO RABASA

En la novela El décimo hombre, de Graham Green, un conjunto de hombres están presos en una cárcel nazi en Francia durante la ocupación alemana. Los presos, entre los que hay ciudadanos de todo tipo, tienen como única referencia del paso de los días dos relojes que un par de ellos han logrado conservar. Ambos tienen un tiempo distinto: ¿cuál es –nos debemos preguntar con este conflicto que nos muestra de forma tan genial el escritor inglés– el verdadero tiempo?¿Cuándo comenzó a correr el tiempo y cuál es aquel infalible al que todos debemos sujetarnos? ¿Y qué tiene que ver todo este margallate con el tema que nos ocupa en este número, las matemáticas? Simple: el tiempo es la materia de la eternidad (según Platón). Y una de las maneras en la que los seres humanos hemos intentado atajar este angustiante concepto es mediante el concepto de infinito, uno de los fenómenos más fascinantes del conocimiento humano: una especie de hoyo negro en la que confluyen las ciencias y las artes, las matemáticas y la literatura, la ciencia y la filosofía, hecho que despierta en mí el afán de inquietar mi tozudo ateísmo, y pensar que quizá hay un gran principio rector en la naturaleza y que la ciencia y las artes son intentos por narrar y explicar este desarreglo inexplicable que supone la vida. Vamos pues a buscar ese punto de encuentro entre lo concreto y lo intangible.

ver nota completa